Feeds:
Entradas
Comentarios

La narración

Narrar es contar. La narración es un tipo de texto en el que se cuentan hechos reales o imaginarios. Al abordar el análisis de los textos narrativos es necesario estudiar la historia y las acciones que la componen (argumento), los personajes que las llevan a cabo, el tiempo y el espacio donde se desarrollan, cómo se ordenan todos estos elementos (estructura) y desde qué punto de vista se cuentan.

LA HISTORIA

La mayor parte de los relatos presenta una acción principal y varias secundarias. Estas acciones se combinan entre sí, alternando su aparición y entrecruzando sus desarrollos para conformar el ritmo de la narración.

Un relato presenta distinto ritmo narrativo según el procedimiento de encadenamiento de secuencias que se emplee:

CONDENSACIÓN: los acontecimientos se cuentan de una manera condensada. Muchas veces se recurre a la elipsis narrativa. La condensación es un recurso imprescindible en aquellas historias cuya acción presenta una dilatada duración temporal.

EXPANSIÓN: el relato se demora e incluso se detiene para incluir elementos complementarios a la acción, tales como descripciones. Es un procedimiento característico de la novela psicológica, donde la acción se ralentiza para prestar atención a los rasgos de personalidad o a las actitudes de los distintos personajes.

ORDEN DE LOS ACONTECIMIENTOS

La primera finalidad del narrador es dar a conocer la historia de un modo comprensible para el lector. Por ello, muchos relatos se organizan con sencillez siguiendo un orden; pero en no pocas narraciones esa ordenación sufre modificaciones.

El autor puede acelerar o ralentizar la acción a su conveniencia, detenerla para dejar que hablen los personajes, anticipar o posponer hechos, ocultar datos y reservarlos para el momento oportuno, ofrecer pistas falsas, centrar la atención en determinados aspectos con menosprecio de otros, etc.

Del tratamiento de la acción se deriva la tensión narrativa. Esta puede suscitar en el lector diversos estados emocionales (expectativa, incertidumbre, intriga, serenidad…).

En una narración se distingue la ESTRUCTURA EXTERNA y la ESTRUCTURA INTERNA. La primera organiza el contenido de la historia en capítulos, partes, tratados, secuencias…; la segunda, depende del orden de los acontecimientos.

Teniendo en cuenta el orden de los acontecimientos de la narración, pueden darse diferentes estructuras narrativas:

LINEAL O CRONOLÓGICA: el orden del discurso sigue el orden de la historia.

IN MEDIAS RES (expresión latina “en medio del asunto”): el relato empieza en medio de la narración, sin previa aclaración de la historia. Se trata de un comienzo abrupto empleado para captar la atención del lector.

RUPTURA TEMPORAL:
Flash-back (retrospección o analepsis): el narrador traslada la acción al pasado.
Flashforward (anticipación o prolepsis): el narrador anticipa acciones, se adelanta en el tiempo.
Contrapunto: varias historias se entrecruzan a lo largo de la narración.
Circular: el texto se inicia y se acaba del mismo modo.

NARRADOR Y PUNTO DE VISTA

El narrador es un elemento más, como lo son la historia o los personajes. Ha sido creado por el autor para que lleve a cabo la misión de contar la historia. La caracterización del narrador dependerá de la información de que disponga para contar la historia y del punto de vista que adopte. Se puede narrar una historia:

DESDE LA 3ª PERSONA

Narrador omnisciente (que todo lo sabe): aquél cuyo conocimiento de los hechos es total y absoluto. Sabe lo que piensan y sienten los personajes: sus sentimientos, sensaciones, intenciones, planes… La omnisciencia admite distintos grados de implicación, a veces, incluye intervenciones y comentarios del narrador o apela al lector.
Narrador observador: sólo cuenta lo que puede observar. De modo parecido a como lo hace una cámara de cine, el narrador muestra lo que ve.

DESDE LA 1 ª PERSONA

Narrador protagonista: el narrador es también el protagonista (autobiografía real o ficticia).
Narrador personaje secundario: el narrador es un testigo que ha asistido al desarrollo de los hechos. A veces, los testigos son varios (multiperspectivismo, punto de vista caleidoscópico).

DESDE LA 2 ª PERSONA

Supone un desdoblamiento del yo. El narrador crea el efecto de estar contándose la historia a sí mismo o a un yo desdoblado.

LOS PERSONAJES

Los personajes son el elemento fundamental de la narración, el hilo conductor de los hechos. Estos se organizan, según su grado de participación en la historia, en personajes principales, secundarios y comparsas. El protagonista es el centro de la narración. Puede ser un individuo, varios o una colectividad. Es un personaje redondo, es decir, evoluciona a lo largo de la novela. A veces, se le opone un antagonista.
El secundario es un personaje plano que no evoluciona. La mayoría de las veces responde a un arquetipo. Los comparsas (o extras) son meros elementos presenciales. Existen dos maneras de caracterizar a los personajes:

– La caracterización directa permite conocer a los personajes a partir de los datos que proporciona el narrador u otro personaje del relato.
La caracterización indirecta permite deducir cómo son a través de sus pensamientos, comentarios, acciones, reacciones, gestos, etc.

En un relato, las voces de los personajes se dejan oír a través de los modelos de cita conocidos como estilo directo, estilo indirecto y estilo indirecto libre.

ESTILO DIRECTO: Sirve para reproducir textualmente las palabras de un personaje (Juan pensó: “aquí no aguanto yo dos días).
Se construye mediante la yuxtaposición de dos segmentos: el marco de la cita, que se vale de los verba dicendi (Juan pensó) y la cita propiamente dicha (“Aquí no aguanto yo dos días”).
ESTILO INDIRECTO: En este caso se acomodan las palabras de alguien a una nueva situación comunicativa (Juan pensó que allí no aguantaba él dos días).
La cita se introduce por una conjunción (“que”, “si”, “cuándo”…) y sufren cambios las formas pronominales, los deícticos de tiempo y espacio y el tiempo verbal.
ESTILO INDIRECTO LIBRE: El narrador en tercera persona, recoge las palabras o pensamientos de los personajes como si fuera en estilo directo; pero, en este caso, las palabras se insertan sin el verbum dicendi, sin los nexos y sin las marcas tipográficas (La situación era caótica. Allí no aguantaba él dos días.”)
EL MONÓLOGO: Es una variante en la que un personaje habla consigo mismo. Esta forma deja entrever el interior del personaje, sus sentimientos, sus emociones… Aunque lo normal es el uso de la primera persona, también se utiliza la segunda cuando se desdobla y habla consigo misma.

EL TIEMPO

Cuando se analiza el tiempo de la narración conviene tener en cuenta esta distinción:

EL TIEMPO EXTERNO O HISTÓRICO: es la época o momento en que se sitúa la narración. Puede ser explícito o deducirse del ambiente, personajes, costumbres, etc.
EL TIEMPO INTERNO: es el tiempo que duran los acontecimientos narrados en la historia. Puede ser toda una vida o varios días. El autor selecciona los momentos que juzga interesantes y omite (elipsis =saltos temporales) aquellos que considera innecesarios.

EL ESPACIO

El espacio es el marco físico donde se ubican los personajes y los ambientes geográficos y sociales en los que se desarrollan las acciones.
Así habrá que distinguir entre espacios exteriores o abiertos e interiores o cerrados.
Con frecuencia, el espacio no es un simple decorado sino que llega a determinar el comportamiento de los personajes, a reflejar el estado anímico de éstos e incluso a constituirse en eje central del relato.

EL RECEPTOR

La consideración del receptor en el proceso comunicativo es importante, pues conviene distinguir dos tipos de receptores:

EL DESTINATARIO: el lector a quien el autor destina su obra. Se trata de un receptor externo al texto que determina el proceso de creación, pues el creador tiene presente al público al que se dirige.
EL NARRATARIO: es un sujeto o colectividad concreta a quien el narrador cita explícitamente y le cuenta la historia. Es un receptor interno al relato, un artificio narrativo con el que se concreta y personaliza la historia.

Anuncios

La descripción

Se ha dicho muchas veces que describir es pintar con palabras. La descripción es una clase de texto que recuerda a la pintura y a la fotografía, pues intenta reproducir la realidad. Así como un pintor utiliza su paleta de colores, y el fotógrafo la cámara, el escritor pinta o fotografía a los personajes, los objetos, los ambientes… con PALABRAS.

La descripción es un modo de organización del contenido de un texto que está constituido por tres actividades: NOMBRAR la realidad (definir la realidad) SITUARLA en el espacio y el tiempo y CALIFICARLA (calificar es una forma de tomar partido, por eso toda calificación implica subjetividad).

La intención del autor y la finalidad que el autor desea alcanzar con el texto señalan las diferencias entre los dos tipos de descripción.

La descripción técnica

Con ella se pretende dar a conocer las características de la realidad representada: sus elementos, composición, funcionamiento y utilidad. Es objetiva y predomina la función referencial.

CARACTERÍSTICAS:

Tendencia a la objetividad.

Lenguaje denotativo (abundancia de tecnicismos, adjetivos especificativos).

Ordenación lógica.

FINALIDAD:

DEFINIR: Con la finalidad de definir se encuentra en diccionarios, enciclopedias, textos didácticos y textos legales.

EXPLICAR: Para explicar aparece en textos científicos, en manuales de instrucciones, así como en noticias y reportajes periodísticos.

INCITAR: Pretenden incitar entre otros los anuncios de ventas de pisos o las ofertas de empleo.

TIPOS:

TEXTOS CIENTÍFICOS: su finalidad es mostrar el procedimiento para realizar una investigación o una experimentación.

TEXTOS TÉCNICOS: Muestran los componentes, la forma y el funcionamiento de cualquier tipo de objeto, creación artística o instrumental: pintura, escultura, mecánica, deportes, medicina, etc. Entre ellos se incluyen los manuales de instrucciones de uso y montaje de aparatos; las recetas de cocina y los prospectos de medicamentos.

TEXTOS SOCIALES: Ofrecen datos sobre el comportamiento de las personas e instituciones. Son de tipo prescriptivo.

La descripción literaria

En la descripción literaria predomina la FUNCIÓN ESTÉTICA . La descripción literaria no necesita ser veraz, sino verosímil, es decir, creíble dentro del contexto lingüístico en que se incluye. El autor es subjetivo y manifiesta su punto de vista abiertamente, ya que no persigue el rigor científico ni la exhaustividad, sino destacar aquellos aspectos que considera más relevantes para sus fines. La lógica que rige el orden en este tipo de textos obedece a criterios artísticos propios de cada autor. Esto no quiere decir que sea caótica, sino que se desarrolla según un plan bien estudiado y preciso, aunque muchas veces huya del orden natural. La descripción literaria no suele cultivarse como forma independiente, sino integrada en otras.

CARACTERÍSTICAS:

Lenguaje connotativo.

Uso de adjetivos explicativos.

Abundantes figuras retóricas.

TIPOS:

RETRATO: Atiende a la caracterización de personajes por sus rasgos físicos y psíquicos.

ETOPEYA: Se centra únicamente en el carácter, el pensamiento y los aspectos psíquicos.

PROSOPOGRAFÍA: La descripción se limita a la fisonomía, constitución corporal e indumentaria.

CARICATURA: Descripción en la que se deforman los rasgos con una intención crítica o humorística.

TOPOGRAFÍA: Descripción de paisajes o de ambientes.

RECURSOS TÉCNICOS:

El punto de vista: descriptor omnisciente, descriptor observador…

La perspectiva: oblicua, cenital, frontal, traveling, zoom, panorámica…

El enfoque: realista, surrealista, impresionista…

OTROS:

Otros textos en los que puede aparecer la descripción subjetiva de la realidad:

Textos publicitarios.

Mensajes periodísticos de la sección de “contactos”.

Catálogos de productos en los que se describen sus beneficios, en lugar de sus características técnicas.

Canciones.

Poemas.

Textos periodísticos (opinión, críticas).

Para practicar, puedes hacer clic aquí.

Los géneros literarios

Desde la Antigüedad Clásica, a partir de los escritos del filósofo griego Aristóteles, se viene considerando que toda obra literaria comparte con otras unos determinados rasgos formales y temáticos. Estos rasgos permiten incluir cada obra literaria en un grupo que recibe el nombre de género.

Convencionalmente se suelen establecer tres grandes géneros:

Lírico.

Narrativo.

Dramático.

EL GÉNERO LÍRICO

Pertenecen a la lírica las obras en las que el autor expresa de modo subjetivo sus sentimientos e impresiones personales sobre sus vivencias, bajo la forma de un poema.

La lírica es el género poético más subjetivo y personal. Habitualmente las composiciones líricas se presentan en verso. Sin embargo, también puede darse el caso en el que el poeta se vale del recurso de la prosa, modificándolo de tal manera que el texto, aunque esté escrito en prosa, adquiera la musicalidad y el ritmo de los poemas escritos en verso. En estos casos se habla prosa poética. Por ejemplo:

Las ventanas encienden su candela dorada; el cielo baja el tono; la luz del sol se ha envejecido; es la añoranza de la luz. Cada ventana es un recuerdo.

Dejando a un lado los tipos de poemas y estrofas, podemos identificar algunos tipos de composiciones poéticas atendiendo al tono y la temática:

La oda: composición lírica personal de cierta extensión y tono elevado, cualquiera que sea su asunto.

La poesía bucólica: composición lírica que canta la serenidad y la belleza del campo, y la vida de pastores, más ideales que reales.

La elegía: composición poética en la que se lamenta la muerte de una o varias personas o cualquier acontecimiento privado o público digno de ser llorado.

El madrigal: composición poética breve en que se expresa con ligereza un afecto o pensamiento delicado.

EL GÉNERO NARRATIVO

De forma bastante elemental podemos decir que al género narrativo pertenecen las obras en las que se relatan acontecimientos reales o ficticios.

El género narrativo cuenta con ciertos elementos característicos. Algunos de ellos son: los personajes, el narrador, el espacio y el tiempo.Las obras narrativas pueden ser de distintos tipos:

Por su extensión, podemos encontrar, entre otros:

– El cuento, narraciones necesariamente breves.

– La fábula, un cuento protagonizado por animales escrito para transmitir una enseñanza.

– Los libros de viaje, narraciones en las que se ofrece aspectos de un viaje que resulta sorprendente para el viajero.

– El mito, narración protagonizada por dioses o héroes que pretende ofrecer una explicación del mundo.

– La leyenda, narraciones sobre lugares, personajes o hechos reales a los que la fantasía popular ha añadido elementos mágicos.

– La épica (la epopeya) narraciones extensa, escritas en verso y protagonizadas por héroes.

– La novela, narraciones extensas, escritas en prosa.

Por el tono, la temática, las narraciones pueden ser muy diversas, así hay narraciones: de caballería, picarescas, de aventuras, de ciencia-ficción, de intriga, de terror…

Por el destinatario a quien van dirigidas, las narraciones pueden ser: infantiles, juveniles…

EL GÉNERO DRAMÁTICO

El género dramático comprende aquellas obras literarias destinadas a ser representadas ante un público.

Las obras dramáticas pueden estar escritas en verso o en prosa. El recurso fundamental del género dramático es el diálogo que entablan los personajes en distintas circunstancias del desarrollo de la acción. Las principales formas de la dramática son: La tragedia, la comedia y el drama.

· La tragedia: que es una forma dramática que tuvo su origen en la antigüedad. Habitualmente el conflicto trágico es producto de la ruptura del orden del mundo, evento que enfrenta a los personajes con un destino inexorable. El gran modelo de la tragedia como forma dramática lo encontramos en las obras de los clásicos griegos.

· La comedia: es una forma en la que la acción dramática discurre de manera opuesta a la tragedia. Si en la tragedia los personajes cambian de un estado favorable a uno desfavorable, en la comedia se da un ascenso en el estado de los personajes.

· El drama: a diferencia de las formas anteriores, el drama no tiene un carácter definido, sino que en él se combinan indistintamente aspectos trágicos y cómicos. Esto se debe a que el drama pretende representar la vida tal cual es, razón por la cual, tiende a tratar los asuntos de forma menos rígida que la tragedia y la comedia.

Para practicar puedes hacer clic aquí.

Otras actividades posibles son:

1. En este ejercicio vamos a intentar describir sentimientos. Debéis plantearos la mayor cantidad posible de formas de soledad existentes para desarrollar en un texto de menos de diez líneas la que más os conmueva. Después, debéis calificar las aportaciones de al menos 3 compañeros. Ejemplo: la soledad del emigrante.

2. En palabras de Edgar A. Poe: “El cuento se caracteriza por la unidad de impresión que produce en el lector; puede ser leído de una sola sentada; cada palabra contribuye al efecto que el escritor previamente se ha propuesto. Este efecto debe ya prepararse desde la primera frase y graduarse hasta el final. Cuando llega a su punto culminante, el cuento debe terminar y sólo deben aparecer personajes que sean esenciales para provocar el efecto deseado”. Ateniéndoos a esta definición, intentad escribir en este ejercicio un cuento de no más de dos páginas de Word cuyo tema sea “las relaciones familiares”. Ayudad a mejorar a vuestros compañeros con comentarios constructivos a sus cuentos y puntuad sus trabajos según vuestro criterio.

3. En este ejercicio debéis escribir una elegía, con o sin rima y de la extensión que queráis. Os recuerdo que una elegía es una obra poética que expresa sentimientos de dolor por la pérdida de un ser querido o una circunstancia desagradable. Después, calificad los trabajos de vuestros compañeros y haced comentarios constructivos a lo que hayan escrito.

4. Ya sabéis que la metáfora es un recurso literario que consiste en identificar dos términos entre los cuales existe alguna semejanza. Uno de los términos es el literal y el otro se usa en sentido figurado. Es decir, se trata de la sustitución del nombre de una cosa por el de otra que es semejante en algún aspecto. En este ejercicio vamos a crearnos un glosario de metáforas. Debéis redactar al menos cinco metáforas. Procurad ser originales. Un ejemplo es la metáfora “Olas de plata (olas brillantes como la plata)” para que veáis cómo hacerlo. Además, debéis puntuar las metáforas de vuestros compañeros en función de la originalidad y de vuestro gusto.

5. Los epítetos son adjetivos que generalmente se colocan delante de los sustantivos para añadirles viveza y colorido, pero que no añaden ningún significado, por ejemplo, la nieve blanca. Según esto, vamos a hacer en este ejercicio un glosario de epítetos. Debéis escribir al menos cinco epítetos e incluirlos por la letra por la que comience el adjetivo, por lo que en nieve blanca, lo introduciremos en la “b”. Después tenéis que calificar los epítetos de vuestros compañeros en función de la originalidad y la fuerza que transmitan.

6. Según Horacio Quiroga, el comienzo de un relato debe estar escrito con miras al final. Recordemos uno de los consejos que nos da en su “Decálogo del perfecto cuentista”, de 1927: “No empieces a escribir sin saber desde la primera palabra a dónde vas. En un cuento bien logrado, las tres primeras líneas tienen casi la importancia de las tres últimas”. Vamos a intentar nosotros ahora “saber a dónde vamos” antes de empezar a escribir nuestros relatos. Según vuestras respuestas a los ejercicios de la semana anterior, los relatos que vamos a escribir deben cumplir los siguientes requisitos: 1. TEMA: La inmigración; 2. TIEMPO: Navidad de cualquier año; 3. A QUIÉN SE DIRIGE: Personas jóvenes (mayores de 12 años pero cercanos a esta edad). En este ejercicio debéis escribir el argumento de vuestro relato en no más de 10 líneas de texto. Recordad que el argumento es lo que ocurre, viene a ser como un resumen de lo que se va a contar en el relato de forma más extensa. Como es habitual, calificad después el argumento de vuestros compañeros y aportad comentarios que resulten constructivos.

7. En este ejercicio debéis responder a la siguiente pregunta: ¿Dónde y en qué año (época histórica) sucede la acción de vuestro relato? Aunque en el relato la descripción de lugares no puede ser muy larga, aquí es bueno que os extendáis en explicaciones para que podáis visualizar al máximo la situación. Si se desarrolla en más de un lugar o en más de una época, describidlos todos, pero recordad que el relato se caracteriza por la brevedad no solo en cuanto a las páginas que ocupa, sino también en cuanto a sus elementos compositivos. Además, calificad y comentad las respuestas de vuestros compañeros.

8. Ahora debéis contarnos quiénes son los personajes de vuestro relato. Explicadnos algo sobre cada uno de ellos: ¿qué función tienen en el argumento?, ¿cómo son físicamente?, ¿cómo es su carácter?, etc. Para ayudaros, podéis elaborar una ficha de personaje con la plantilla que encontraréis en: FICHA DEL PERSONAJE, pero aquí realizad sólo un comentario de algunas líneas por cada personaje. También en este ejercicio debéis calificar lo que envíen vuestros compañeros y hacer comentarios constructivos.

9. En este ejercicio debéis definir en unas pocas líneas quién será el narrador de vuestro relato y qué tratamiento daréis a su punto de vista, si mezclaréis el punto de vista del narrador, en qué casos y en función de qué, y todo aquello que podáis determinar ya relacionado con el narrador y su punto de vista. Si necesitáis leer la definición de los distintos puntos de vista del narrador, visitad esta página. Como siempre, además, debéis calificar lo que presenten vuestros compañeros y hacerles una crítica constructiva.

10. Vamos a plantearnos cómo será la estructura interna de nuestro relato. Para ello, leed primero este enlace y después responded en este ejercicio a las siguientes preguntas:

  • ¿Seguirá mi relato la estructura tradicional de: planteamiento, nudo y desenlace? Si no sigue esta estructura ¿cuál seguirá?
  • Según el final de mi relato, ¿cómo será su estructura? ¿abierta o cerrada?
  • Según el orden en que se narran los hechos, ¿tendrá mi relato una estructura lineal o no lineal?

Debéis calificar y comentar el ejercicio de los demás compañeros intentando aportarles ideas que no se les habían ocurrido.

11. En este ejercicio trabajaremos el título de nuestro relato. Debéis decidir qué título tendrá, aunque sea de una manera provisional. Cuando tengáis la versión final del texto, comprobaréis si ese título refleja el contenido del relato. Recordad que el título es lo primero que ve el potencial lector. Ha de ser suficientemente intrigante y atractivo. Hay gente que por un título decide leer un texto o no, de ahí la importancia de elegirlo bien. Después, debéis realizar comentarios constructivos al ejercicio de vuestros compañeros y calificar sus aportaciones.

Los tipos de textos

La narración, la descripción y el diálogo son los tipos textuales básicos. La exposición y la argumentación constituyen también tipos de textos.
Los tipos textuales pueden aparecer aislados o combinarse entre sí. Estas son las características de cada uno de ellos:

* Textos narrativos. Cuentan unos hechos, reales o imaginados, vividos por unos personajes en un tiempo y un lugar determinados.

* Textos descriptivos. Explican cómo es un objeto, un lugar o una persona, de manera que otros puedan imaginárselo.

* Textos dialogados. Reproducen la conversación que mantienen entre sí dos o más interlocutores.

* Textos expositivos. Ofrecen como contenido la explicación de un tema; este puede referirse a cualquier aspecto de la realidad.

* Textos argumentativos. Aportan las razones para defender una determinada opinión y, en su caso, para rebatir otras.

Haz clic con el ratón en el siguiente enlace para ampliar información y practicar:

Se trata de una página muy interesante donde podrás realizar una evaluación inicial de tus conocimientos, para poder profundizar después en aquello que te resulte más difícil. Pincha aquí.

Encontrarás los aspectos más destacables a la hora de realizar un comentario de texto en este enlace.

Con estas fichas, podrás trabajar textos muy interesantes para comprobar tu comprensión de lectura.

LECTURA Nº 1

LECTURA Nº 2

LECTURA Nº 3

LECTURA Nº 4

LECTURA Nº 5

LECTURA Nº 6

LECTURA Nº 7

LECTURA Nº 8

LECTURA Nº 9

LECTURA Nº 10